EN BROMERIO

medio en broma, medio en serio

6.5.11

NO TENGAS MIEDO, Montxo Armendáriz.

Publicado por Nat |

Éste  es el título de la nueva película de Montxo Armendáriz que ahonda en el abuso sexual en la infancia. Un tema delicado y complejo difícil de abordar y comprender en todas sus dimensiones. Un título que en sí mismo denota una función conativa, ya que se dirige a ti. Una película que nos conduce y acerca al interior de alguien quien tiene que convivir con ello. Una película con compromiso social que se aleja del amarillismo, huye de los prejuicios y no estigmatiza ni juzga a ninguno de los personajes. Algo bien difícil en una película como ésta. Una historia de ficción que se mezcla con la realidad y con personajes reales. Ciertos diálogos están basados en testimonios y parte de la idiosincrasia y vida de la protagonista, Silvia es parte de muchas pequeñas historias reales. Puede que sea un buena película o puede que no, no voy a entrar ello pero sin duda una película necesaria que ha hecho que televisión española se haya mojado que ya es...
http://www.rtve.es/noticias/no-tengas-miedo/

Como anécdota personal, desde hace años mi vida a muchos de sus niveles está vinculada al ámbito social que me ha permitido acercarme y comprender diferentes realidades. Y es que mi inquietud me ha hecho trabajar con jóvenes en riesgo de exclusión social, personas con discapacidad, personas sin hogar y hasta me llegué a ir al Amazonas a un campo de trabajo. Un buen día me acerqué al ámbito de los abusos en la infancia y cuando lo comenté me preguntaron por qué. A lo que yo respondí ¿y por qué no? Éso, y ¿por qué no? ¿Qué hay de malo en querer saber y comprender? ¿Hay acaso algún prejuicio?. Qué triste que nadie mire y todo el mundo calle. Éso es justamente lo que hace la madre en la película y en muchas historias reales... no es juzgable por una gente que no lo quiere creer,  ni mirar, ni pensar que haya personas que hayan sufrido ésto y no por ello significa que su vida sea irrecuperable. Una madre, que tan sólo representa a la sociedad en la que vivimos que prefiere creer que son imaginaciones, sabiendo en muchos casos de antemano que no lo son.  Porque esa culpa que pone el agresor en el niño o niña, a su vez, cuando se cuenta se la pasa a todos los demás. Empezando por la madre, familia, profesores, instituciones y finalmente a toda la sociedad.

De esa experiencia pude comprobar la de gente que tiene una historia que contar.  Daríamos un paso muy grande en nuestra sociedad si contempláramos esta posibilidad dentro de los posibles problemas de un niñ@. De esta forma a quien le ocurra algo así podremos ayudarle, estaremos preparados para comprenderlo. Esa experiencia me hizo conocer a gente tan diferente pero con tantas cosas comunes... Aunque ya hay muchos blogs especializados en este tema, que nos cuentan y nos acercan a este problema desde distintas perspectivas, blogs llenos de relatos atroces y consecuencias infames generadas en las personas, no está de más que un blog genérico como éste, el que se habla de todo y de nada también se aborde el tema... Muchas son las cartas escritas a los agresores como parte del proceso de curación.

Hoy día 9 de mayo me ha llamado alguien por teléfono para contarme algo sobre este tema ya que había entrado en el blog y se ha encontrado con ésto. La verdad es que lo ha hecho de una manera muy natural y la persona que ya es adulta y le ocurrió hace quizás 40 años a día de hoy no le afecta, al menos eso es lo que yo veo y además me lo ha confirmado. Agradezco mucho el detalle y la confianza pero he decir que me ha resultado muy fuerte lo que he escuchado. Esta carta, que expongo a continuación me la envió un persona que conocí y que ha querido compartirlo aquí.




"Hoy, una persona a la que aprecio me ha sugerido que te escriba una carta. A tí, al mismo que me ha hecho tanto daño. Me pregunto si merece la pena perder el tiempo dedicándotelo una vez más, como si no hubiera sido ya sufuciente. Porque nunca antes lo hice, ni cuando te temía ni tampoco cuando te odiaba. Sentí mucho rencor que ahora se ha convertido en tristeza. Esa sensación que tanto me angustiaba ahora me tiene indignada. Indignada, porque a día de hoy existe gente como tú que vive libremente y existe gente como yo que sigue estando encadenada.


Liberada de tus míseros grilletes puedo notar como has dejado tu huella, tu señal, tu tatuaje tan peculiar. Y, aunque sólo lo perciba yo, me es suficiente. Suficiente para darme cuenta de lo mucho que has influido negativamente en mi vida. De lo malísimamente mal que me lo hiciste pasar. De lo muy mal que lo he pasado y de lo mal que, a veces y sólo por tu culpa, lo sigo pasando. Pero no te voy a dar el placer ni a ti, ni al hecho abominable en sí el gozo de dedicar una sola palabra a ello. Tal vez merezca más la pena destinar la energía en considerar lo que he aprendido de tan aborrecible experiencia. Si es que algo bueno se puede sacar de ello. Si alguien llegara a leer que hay algo positivo en ello creería que me he vuelto loca. Pero si no pudiste hacerlo en su momento, jamás lo podrás hacer ahora. Me has hecho una persona luchadora y resistente que ha aprendido a estimar las cosas que realmente merecen la pena y entre ellas, por supuesto, no estás tú. No si todavía te tendré, por ello, que dar las gracias y todo. Está claro que no lo haré porque me lo he ganado yo solita. Tú, lo único que me ofreciste fue una vida abocada al fracaso.


No tengo malos sentimientos que desearte. No porque no los merezcas, si no porque no los merezco yo. No valdría la pena ni tan siquiera pagarte con la misma moneda, principalmente porque no hay monedas suficientes para ello. Esa es una de las tantas diferencias entre lo que eres tú y lo que soy yo. Todo el tiempo que me has hecho perder en mi vida y toda la energía gastada, ya no voy a seguir permitiéndolo. Por cierto, esa persona a la que aprecio y de la que te comenté al principio soy yo. Lo digo, más que nada, por si así te quedas más tranquilo y puedes dormir esta noche. Cosa que yo, por tu delito, muchas no lo he hecho.


Está claro que me robaste y despojaste de algo que era mío. Y  la vida, por mucho que se lo proponga, no me lo va a poder devolver. Siempre he pensado en ésto como algo horrible. Pero lo que no me habia dado cuenta es que lo que realmente es terrible es que pueda existir una persona  que pueda cargar con algo que no le pertenece, que lo ha robado y que encima ni siquiera tiene. Viviendo cada día y llevándoselo a la tumba. Pero así, tranquilamente."
                                                                                                                                       





No hay mayor agonía que la de cargar un cuento sin contar." -Maya Angelou

9 comentarios:

Genín dijo...

Caray, que entrada tan interesante e informativa, muy bien abordada por tu parte, sinceramente.
¿Así que en Amazonas eh? A lo mejor un día te apetece escribir sobre esas experiencias, menuda mina!!!jajaja
Salud y besitos

Iconos dijo...

Nat: no sé qué decir. Me horroriza pensar que ese maltrato atroz, silencioso, pueda estar no demasiado lejos de mí y que sea incapaz de detectarlo.

Anónimo dijo...

Es que ése es el problema que no se sabe qué decir. Imagínate que alguien de tu familia te llega y te cuenta algo así y te quedas callada, no te puedes hacer a la idea que el esfuerzo que está haciendo esa persona y la desolación que siente. Si es alguien de la familia vienen muchísimos problemas añadidos, gente que se enfrenta incluso hay familiares que se enfadan con la propia persona que denuncia ésto. Es mejor callar, si es cierto ya pasó hace mucho tiempo y no remuevas mierda que estamos todos muy bien para que vengas a jodernos y eso por no pensar qué dirán los demás... y al final la persona en sí se siente de nuevo culpable de ello. Si es alguien cercano pero no directamente la familia es mucho menor el daño en muchos aspectos pero sigue igual de horrible y traumatico

Nat dijo...

De todas formas, cada caso es una historia y todo un mundo pero en casi todos se concide que es mejor callarte porque así la familia no la haces sentirse mal y no la avergüenzas... Y cuanto antes lo olvides mejor para que jamás nunca nadie más vuelva hablar de un tema que incomoda tanto. Mientras tanto, la gente que lo sufre pues que se fastidie. Luego un día salen estas noticias y estamos en familia y se suele decir: qué horror, cómo pueden pasar estas cosas como si sólo pasaran en otras familias, nunca en la tuya. Pues no me cuadra tanta gente afectada, será toda esa gente de una misma etnia... porque si no que me lo expliquen.

Passing Bird dijo...

Tendré que verla porque si algo caracteriza el cine de Armendáriz es esa sensibilidad tan especial que tiene.

Besos.

xurxo dijo...

Continuando con la vena bíblica sólo puedo agregar: "¡Ay de aquel que escandalice a un niño!"
Una entrada para pensar, un saludo.

Anónimo dijo...

La pasividad con que la Comunidad del Mundo en general y de la Argentina en particular, observa el incremento de los abusos sexuales contra niños, ya por aquel terrible criterio que:“eso ocurre lejos de nuestra casa”, o que: “nunca nos tocará a nosotros”, es el peor de los males de nuestra época.

Esto es así, por que no existe Sociedad, ni Soberanía, ni Justicia, cuando el Cuerpo de un Pueblo mira lo que pasa a su alrededor y no asume que se ha producido una ruptura de su Salud y que ese “estado de enfermedad”, le impedirá reconstituirse como Organismo Vital, por no querer, o no poder darse cuenta, del mal que lo afecta.

Ello, lo lleva a incorporar en algo así como el subconsciente colectivo… LA NATURALIDAD DE ESTOS HECHOS…y dejarse estar, creyendo erróneamente con el paso del tiempo, que ésto, es común, habitual, normal, cuando no… “lícito”.

Pero, definitivamente, ESA NATURALIDAD tan sólo se rompe con EL ESCÁNDALO, único estado emocional que conmociona y puede hacer reaccionar sobre que ésto, que está mal, debe terminar ¡YA!

Desgarrado este velo, aunque sus ciudadanos, en particular, no hagan nada, no importará, pero, ya cobrará, aquella “naturalidad”, una conformación social diferente, que hará zozobrar el statu quo, y progresivamente encausará el verdadero sentimiento de repulsión que provoca para las conciencias humanas, la comprensión, de que un niño, no está preparado para recibir, ni en su cuerpo, ni en su espíritu, infamias contrarias a su madurez emocional que aún no ha logrado.

Sé que es dificil hacer frente a esta realidad tan dura y que la mayoría prefiere decir "no quiero saber", "me hace mal". Pero todos tenemos una responsabilidad social. Que cada uno de nosotros se vaya de esta tierra aportando aunque sea un granito de arena para mejorar el mundo en el que vivimos. Nuestros hijos lo merecen!

www.epamm.org

Manuel Sánchez Acero dijo...

Nat, la película tiene que ser muy dura pero seguro que está super bien (A mí personalmente, estas y en general todas las películas que nos hacen pensar, son las que me gustan).
Con respecto al tema y lo que decís, cada persona y circunstancia es un mundo, pero soy de la opinión de que callarse nunca debería ser una opción... Evidentemente se hace, por miedo, por verguenza, por asco, por muchas cosas... Pero estas cosas hay que denunciarlas para que no se repitan.

Habrá que ver la peli ;)

Un abrazo.

Manu UC.

Anónimo dijo...

Vivimos tiempos en los que ente otras mentiras,nos pretenden dulcificar palabras o frases. Le llaman mercados al capital, ajustes de plantilla a despidos masivos y pornografia infantil a los audiovisuales de abusos sexuales a/con menores.
Hoy en dia, a los abusadores parientes,vecinos, profesores, curas, monitores etc. Se han unido desconocidos desde internet, que consiguen sus fines facilmente y con mas impunidad.
Hay paises que tratan de combatir esta maldad, con cibercentinelas que rastrean chat, paginas y el cruce de direcciones de correo. No es suficiente, debemos de formar a nuestros hijos y las administraciones deberian de hacer en esto, que es mas urgente e importante campañas duras sobre los peligros de internet, para los menores y tambien para muchos adultos.
Yo les dire a mis hijos : TEN MIEDO. TEN MIEDO a todo lo en que internet se relacione con citas a ciegas, secretos. TEN MIEDO a los extraños, como siempre se tuvo de niños. TEN MIEDO, porque en internet hay bestias que hacen estas maldades.

Subscribe